Y para tu madre, por que no vinoterapia ? / @PaolaVasquezIV

Descorchando una historia…
Un acercamiento a la vinoterapia.

Para casi nadie es un misterio que degustar una buena copa de vino, chileno mi opción,  es un regalo maravilloso valorado a nivel mundial, mucho mejor aún si se da en un ambiente agradable, que según el gusto puede ser una comida, grata compañía, buena música, un lugar tranquilo, etc… En fin, una amplia gama de ocasiones de consumo de nuestro vino favorito o de alguna variedad o marca novedosa que haya llegado a nuestro poder para disfrutar de sus sabores y aromas. Degustarlo es una cosa y otra, ni tan distinta, es darse un baño o masaje con este producto, acción que puede ser tan beneficiosa y placentera como beberlo de una copa.

 

Sirvámonos una copa, ¿o mejor nos damos un masaje?

Existen antecedentes que desde la Edad Media se mezclaba vino y diversas hierbas medicinales con fines curativos, dicen también que fue utilizado para ayudar en la cicatrización de heridas con cataplasmas, entonces podríamos decir que desde hace muchísimos años la “Vinoterapia” está presente entre nosotros.

Cleopatra es mundialmente conocida, entre otras cosas, por aprovechar las bondades de la leche para sus baños de belleza. Pues bien, el vino, derivado de otro producto de la naturaleza, las uvas, contiene una altísima cantidad de polifenoles que aportan antioxidantes muy beneficiosos para la salud y que combaten los efectos del envejecimiento prematuro fruto de la contaminación, los rayos UV o el humo del cigarrillo.

La vinoterapia, es un agradable tratamiento antioxidante que mediante sesiones de baño y masaje, proporciona beneficios curativos para la piel, como rejuvenecimiento, tonificación y fortalecimiento, eliminando arrugas, regenerando células muertas, desintoxicando el cuerpo y mejorando la circulación de la sangre… Una serie de beneficios que apuntan a una mejor estética corporal y fundamentalmente a la  relajación y bienestar a los usuarios.

¿Pero cómo se logra encontrar tantos beneficios en el vino? Porque tiene taninos, y estos son los encargados de prevenir enfermedades cardíacas, contiene antioxidantes que son los polifenoles, que permiten retardar el envejecimiento, aumentan la resistencia de vasos sanguíneos, protegen las fibras de colágeno y elastina y previenen la destrucción de constituyentes de los tejidos y además, posee gran cantidad de vitaminas, proteínas, sales minerales y enzimas.

Buscando en la web algunas opciones de los tratamientos disponibles en los spa chilenos, me encontré con las siguientes descripciones:

Baños de Orujo de Barril: Aguas minerales junto a la piel, pulpa y pepitas dando como resultado un excelente exfoliante, que puede ser también un masaje relajante o energético.

Baño de Carmenere: Tratamiento antioxidante acompañado de velas y una copa de vino.

Hidromasajes de vino tinto: Generalmente se trata de un hidromasaje con acción tonificante, energético o relajante (según sean los aceites esenciales que se apliquen), puede ser sólo vino o la combinación con miel o piedras de río según sea el spa.

Masaje Exfoliante de Cabernet Sauvignon: Aplicación de crema en base a pepitas de uva, miel y aceites esenciales, busca eliminar células muertas dejando la piel suave y de mejor aspecto.

Masaje Relajante de Merlot: En base a aceite de pepita de uva Merlot, busca relajar los músculos y eliminar estrés.

Drenaje Linfático: Aceite de pepita de uva con componentes anti celulitis, busca eliminar líquido retenido y drenar los nódulos linfáticos para mejorar el aspecto de la piel.

Máscara Facial de Orujo y Miel: Permite eliminar las células muertas, dejando la piel suave y luminosa, desintoxica, humecta y reafirma, ayudando a rejuvenecer la apariencia de la piel.

Envoltura de Sudoración con Barro y Orujo: Reúne los beneficios de la vinoterapia y el termalismo de una sola vez. Aprovecha propiedades reductivas y rejuvenecedoras del orujo y las pepitas de uva, y las propiedades emolientes y suavizantes del barro.

Tratamiento Antioxidante Completo: Se inicia con un baño de cajón para posteriormente cubrir el cuerpo con una mezcla de miel, semillas de uva y orujo, la cual mediante frotaciones estimula la circulación sanguínea y elimina células muertas, permitiendo recuperar suavidad y brillo. Luego una mezcla cálida de barro y orujo de uva, envuelve su cuerpo con un film plástico, que contribuirá a mantener la temperatura, ayuda a reducir y reafirmar, tonificar y rejuvenecer la piel.

Destaco a Tabonko, por haber sido pioneros en esta materia. Se encuentra en el sur de Chile, específicamente en el Valle del Maule, son casas de huéspedes con forma de barricas, en las que además de un maravilloso paisaje vitivinícola, se ofrecen diversos tratamientos en base a este producto y se potencia el uso de aguas termales, que también provienen de este sector. Otros de los lugares de nuestro país en los que se ofrecen los tratamientos antes descritos son: Hotel Ritz Carlton, SantiagoBalthus, SantiagoTermas de Quinamávida,  Linares  
 Termas de Puyuhuapi, Hotel & Spa. Más info en sus respectivos sitos web.

 

Si bien, se reconoce que Burdeos es la cuna de la vinoterapia, hoy son varios los países productores, entre ellos Chile, que matizan su oferta de vinos con lugares de atractivo turístico, gastronomía y servicios de spa con productos derivados del vino que se usan en sus propias instalaciones o bien para la elaboración de cremas, shampoo y jabones que están disponibles para la venta de los consumidores. En ese sentido debemos rescatar que las condiciones naturales de Chile para la elaboración de vinos, le otorgan el privilegio de poseer uno de los productos con mayor concentración de antioxidantes a nivel mundial y por ende, con altos beneficios en estos tratamientos.

 

Por una parte está la recomendación de beber vino en cantidades moderadas para aportar sus beneficios en la dieta y ahora también esta opción de recibir sus beneficios en la piel, mediante baños o masajes… Mmm, yo me imagino una mezcla de ambas, una tina llena de vino, luz de unas velas, música suave y una copa de mi variedad favorita. ¿Qué tal?

 

Salud! Hasta la próxima.

Paola Vasquez (IV)

Paola Vasquez (IV)

@PaolaVasquezIV

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *