*Este es el segundo vino recomendado para estas fiestas,
ojalá esta nota les ayude a conocer un poco mas
de este mundo de vinos y comidas,
como es costumbre al final de la nota
hay un regalo.
 

Matrimonio de Domingo

Recuerdo la primera vez que pregunte que es MARIDAJE, el sommelier me dijo “Es el matrimonio metafórico entre el vino y un plato ”… yo con mi cabeza siempre puesta en una galaxia muy lejana le entendí matrimonio entre “un vino y un pato” mientras él me trataba de explicar, mi mundo estaba lleno de Patos con frac, gallinas con vestidos de fiesta y un garrafón de pipeño con camisa de mimbre y chupalla que hacia las veces de cura …

El maridaje, armonía, acompañamiento, en términos simples es el vino que sirves junto a la comida. Teniendo eso en claro, hoy presentaré un almuerzo de Domingo, uno normal, de hecho el de este fin de semana. Se ha hecho muy común que nos presenten los maridajes, ligados a cartas con platos distintos, para cada uno de ellos un vino que maride adecuadamente, es así como en muchos casos el almuerzo consta de 5, 6 o 7 tiempos ( mini platos distintos ) y cada uno de ellos trae aparejado un vino, una experiencia notable en muchos casos, pero …

Hoy por hoy nuestra realidad es que pasamos por el supermercado, entre los productos que compramos está incluido el vino. La posibilidad de elegir un vino para cada plato, estando frente a una góndola con 200 o mas etiquetas de vinos se hace casi imposible; mientras apoyamos el teléfono con el hombro, preguntamos “ Oye que hacemos para el almuerzo, que llevo”, la idea de maridajes o disquisiciones respecto de los largos en boca o la redondez de los frutos, claramente no va. Nos aseguramos, bajo la premisa “Un buen vino”; uno que permita disfrutar de todo el almuerzo, acompañado de una sola etiqueta.

Bajo esa idea hoy les presento el Finísimo Cabernet Sauvignon 2010, Gran Reserva de Canepa, estamos hablando de un vino de unos $ 6.990.- está en el Líder, La Cav, Mundo del vino.

Vamos viendo como se comportó este Finísimo con los platos este domingo;

Un clásico de este día, la empanada, en este caso carne picada, muy caldúa, grande y con aliño marcado, potente caldo, masa delgada pero bien dorada y sabrosa. En especial esta empanada me encanta, se hace notar por su relleno, caldo maduro, con sabores, aceituna firme y llena de potencia, el jugo con mucha especies, comino y pimienta, carne cocinada y dorada en su punto justo, la masa con toques de dorado, y no muy gruesa, el cachito de la masa justo para un bocado final.

Frente a esta bomba de sabrosura, el Finísimo Cabernet Sauvignon, se comportó a la altura, lo serví recién descorchado, con toda la potencia del tiempo de guarda, se fue asentando en la copa y a la media empanada, a la altura del huevo duro ya estaban como uno solo, agradable, al terminar la empanada este vino ya presenta todas sus características a la vista, olfato y sabor, una cepa que va bien con carnes y que según algunos es nuestro vino insignia.

Luego de una grata conversación, que desplazo desde la mesa a la cocina, aplicamos al sartén, tostar la semilla de cilantro, cacho de cabra, ajo y el aromático romero, la cocina se inunda de aromas, si los sumamos todos tendremos una especie de merkén mejorado, luego del primer dorado es el turno de la cebolla y la carne cortada en pequeñas tiras, apenas salteada, roja en el centro.

En la otra olla ya están cocidas papas, zapallo, y choclo, con un par de hojas de laurel. Incorporar las carnes y su aliño, con papas y zapallo, mientras revuelvo enérgicamente con cucharón de madera, agito suavemente la copa de tinto, que grato un vino que se deja tomar solo, hablamos de la semana, la copa nos presenta esos sabores de frutos como ciruelas, aromas a flores, rico.

Emplatado este tipo charquicán, acompaña el Finísimo de manera correcta, yo diría que el vino le pasa por encima con sus frutas y aromas, el charquicán da la pelea de manera casi guerrillera, en algunos momentos, una cucharada solo carne choclo y papa-zapallo, en ese momento el vino inunda la boca y se hace presente, en la siguiente me encuentro con semillas de cilandro, ajo dorado y romero, en este sorbo el vino acompaña y refresca, hermoso, así da gusto.

La tarde se lleno de risas, el domingo ya ha avanzado en su día, saco mi último as de la manga, en la carretera compré una serie de dulces chilenos, un príncipe, un cachito, alfajores y empolvados, esas maravillas que te llaman desde lejos con el agitar de un paño blanco, imposible resistir a tamaño llamado de la infancia.

Las posibilidades dos, un buen café para despertar y comer estos dulces, segundo camino, retomar la copa, y ceder a la costumbre de la siesta, es domingo no hay que pensarlo mucho, la copa de vino ya decantada por horas, es solo perfume, flores y frutos oscuros, podría ser madera, da lo mismo, el vino termina su jornada como fiel compañero, ahora es dulce entre los dulces, un príncipe.

Corro al sillón mas cercano, tomo un libro, lo dejo de inmediato, me quedo recordando las tardes de domingo con mi padre en casa de mi abuelo, pienso en el viaje que ha hecho Canepa con su Finísimo, como pasó de ser un vino de la gente grande de la casa a ser un vino joven, interesante, lleno de matices …

O será que ahora, soy de los grandes de la casa.

Texto y Fotografías

@encargado

encargado.cl@gmail.com

 * Como tenía dos  Finísimo Cabernet Sauvignon 2010, Gran Reserva de Canepa ,

uno lo probé para hacer la nota, el segundo, el de las fotos lo regalaré entre los

amigos que dejen comentarios bajo esta nota.

Con tu post quedará registrado

su paso por este blog, si le gustó la nota se agradece el RT

recuerde que no tiene que ser experto para comentar.

Y tenemos Ganadora ….

Simple y fácil, la ganadora desde facebook ; 

Loreto on December 15, 2012 at 9:51 pm

mmmm !!!! Estando fuera de Chile se echa mucho de menos un buen vino, apenas llegue lo probaré….

 

logencarCata

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Bulk Email Sender