El Hijo de Don Erasmo

En el Secano del Maule los tiempos parecen ser otros, el hijo de Don Erasmo lleva horas frente al cordero, lo acerca – lo aleja, en un ritual aprendido de memoria, impregnado en su ser.

Camina hasta la protección del parronal, lleva la conversación apasionadamente mientras describe como lo cocina, nadie como él sabe los secretos, la carne ya fue salada, bañada en romero y ajo, lleva días en esta preparación.

Para quitar el sabor de los pastos del Maule, es importante tratar al animal. Toma un cuchillo cocinero que ya perdió la forma por el uso, corta entre las costillas del cordero, pruebe me dice, le siente algún sabor fuerte ?… no. Este cordero es de la zona, alimentado acá mismo, estos pastos son bien fuertes, imagínese que crecen por esta tierra llena de sorpresas, el pasto de por allá está sobre una salida del rio Perquilauquen, hace unos años dejó mucho del fondo del rio en la tierra, acá no regamos, las plantas se afirman solitas, se salvan las mas firmes, por eso los aromas son mas fuertes y se transmiten a cada parte de él.

Maneja los tiempos y las pausas, mira de reojo al cordero, la grasa cae gota a gota. Un silencio. Como guiado por un cronometro de precisión va sobre la carne, toma la pieza y cambia su ángulo, ahora frente al calor implacable, entiendo que el color dorado que ha conseguido, no es por casualidad. Veo como las carnes se diferencian en capas y texturas y matices de tan magnifica pieza, son cerca de las cuatro de la tarde, el cordero comenzó temprano a enfrentar el fuego, las brazas van cocinando, la carne poderosa en sabor, el sabor pareciera distribuirse por capas, todas perfectas en su cocción, en la superficie dorado, cuando llegas a su centro es carnoso y casi dulce, perfumado de frutas y árboles, hay un dejo de boldo, peumos, en general pastos verdes y refrescantes.

Lo lógico es que si me invitan a una viña, tenga que hablar del vino, sabores, aromas, de su elaboración y lo mas importante, los criterios que se utilizaron para crear este vino.

Y yo hablando del cordero, de cómo la preparación toma el tiempo sin mezquindades, de las capas de sabor que lo conforman, de cuales aromas priman en su cuerpo, de cómo en la copa este cordero brilla.

De los taninos presentes en sus capas de interiores, los perfumes presente con fuerza y sutil manejo, cuando hablé de cómo el hijo de Don Erasmo prepara el cordero, también les conté como el enólogo y el viticultor abordan este blend, los vinos de autor son reflejo de las manos que los crean.

Las manos son la fuerza del espíritu y la manera de hacer que tiene la gente de un sector, la gente del Secano del Maule tiene rigor y conocimiento, lo aplica en su forma de vida, haga usted el ejercicio, parta releyendo la nota y cambie cordero por Vino Erasmo, y el resultado será el mismo, un alimento de calidad, con conocimiento y tradición, innovación y cariño por la perfección, las manos son unas, ya sea Francesco Marone Cinzano, Andrés Solar , Maurizio Castelli, Cesar Opazo, Augusto Reyes. Son todas estas las manos de hijos del Secano del Maule, como El Hijo de Don Erasmo

Viña La Reserva de Caliboro

EL VINO ERASMO

Selección de Barricas 2010


Las cepas de ERASMO, Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc, de piel rica y llena de color profundo y de taninos, son fermentadas por separado en cubas de acero inoxidable. 

 

Un vino de autor producido íntegramente en el antiguo feudo “La Reserva de Caliboro”. Bautizado así en honor al padre de quien nos preparase el cordero esta tarde, lugareño que guió los primeros esfuerzos de esta viña, ayudó a preparar los suelos y las plantas importadas especialmente desde Europa con las que s e crea este vino.

Con una producción de uva de baja carga por planta con alta densidad de plantación por hectárea. Embotellado en origen, Erasmo es un vino de guarda, no filtrado, de producción limitada.

Con una guarda de un año en barricas de roble francés y una crianza en botella durante otros 12 meses, se completa el ciclo de producción de este vino tinto del Valle del Maule, no filtrado y hecho a mano.

Ojo al Late Harvest que producen, ganador este año al Mejor Late Harvest : Erasmo torontel 2008, Viña La Reserva de Caliboro.
en la 10ª versión de Annual  Wines of Chile Awards  2013 (AWOCA), una de las premiaciones más importantes para la industria chilena del vino.
—-o—
Texto & Fotografía
logencargmalbec
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Bulk Email Sender