Trutros de pavo … Y ustedes tan acaramelados que van … / @LightCakes

 

Trutro de pavo acaramelado




En muchas familias chilenas  existe la tradición del pavo en grandes ocasiones, también en la mia. Recuerdo cuando hace años, unos días antes de navidad o año nuevo se compraba un pavo completo, una verdadera bestia que ocupaba la tina la noche del 30 de diciembre, desaguando en agua con sal y vinagre.

La ceremonia del pavo incluía rellenarlo en la mañana para que luego mi hermano lo cosiera haciendo gala de sus dotes de futuro cirujano. Con el pavo instalado en la bandeja del horno partíamos en el MG a la panadería del barrio, donde días antes mamá había reservado una hora para hornearlo. En esos años algunas panaderías daban ese servicio especialmente los días previos a navidad y año nuevo, eran los únicos lugares con hornos capaces de acometer semejante tarea.

Durante la fiesta se comía solo la pechuga, generalmente enorme, lo que pasaba con el resto del pavo da para varias notas o más bien anécdotas.

Con el paso del tiempo apareció la venta de pavo despresado, ahora solo existían las pechugas de pavo congeladas. Que pasaba con los trutros y alas era un misterio…

El problema con la pechuga de pavo completa era que no tenía como ser rellenada, perdía líquido al hornearla y quedaba seca.  Comenzó entonces, la pechuga de pavo, a ser sometida a todo tipo de inyecciones, nunca tuve muy claro que contenían esas jeringas.

Por suerte, con el paso de los años aparecieron las pechugas de pavo deshuesadas y envueltas en malla. Marinar y hornear era lo más simple, pero mamá siempre se quejaba de que quedaban secas y dale con las inyecciones. No tengo idea de quien fue, pero alguien le enseñó a ella que para evitar la pérdida de jugo se podía sellar la pechuga en caramelo. Ahí empezaron una sucesión de celebraciones familiares con pechuga de pavo acaramelada.

Pasaron los años y persistía el misterio de las patas y alas del pavo…

Un día aparecieron los tutos y alas de pavo en bandejas, no me gustaron. También probé el “osobuco” de pavo, tampoco me gustó, estaba lleno de astillas de hueso; mal.

Hasta que un día encontré en un freezer de supermercado trutro de pavo deshuesado  y con la consabida malla. Como quedará con la técnica de la “pechuga de pavo acaramelada”? Exito total!! La carne queda sabrosa y muy jugosa.

 

Trutro de pavo acaramelado

trutros deshuesados de pavo en malla

azúcar

limón

pimienta

 

Lavar bien los trutros en agua corriente conservando la malla.

Rociar con jugo de limón, agregar pimienta molida y dejar marinar mientras se prepara el caramelo.

En un sartén profundo preparar caramelo con 500 gr de azúcar.

Cuando está listo el caramelo poner en él los trutros de pavo con malla previamente marinados.

Voltearlos en el caramelo hasta que estén completamente cubiertos. Luego por aproximadamente 20 min se bañan en el caramelo girandolos continuamente para que no se quemen.

Pasado ese tiempo disponer los trutros en un horno mágico o bien en una fuente que pueda ir al horno de gas o eléctrico. Hornear a fuego medio una hora por kilo de pavo.

Probar el punto de cocción enterrando un mondadientes en la carne, si no sale sangre esta listo, idealmente debe salir jugo transparente. Una vez terminada la cocción retirar la malla de los trutros y servir en rebanadas.

@LightCakes

logencanatolechuga

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *